Noticias

Los bancos comunitarios de semillas, una herramienta poderosa para la resiliencia ante el cambio climático, la comercialización y la generación de ingresos en las comunidades rurales.

18 Oct

Heifer International Nicaragua facilita la creación de bancos de semillas criollas y acriolladas para garantizar la alimentación, nutrición e ingresos de las familias campesinas, a través del Proyecto Mejorando los Ingresos de los Pequeños Agricultores Afectados por el Cambio Climático en el Norte de Nicaragua (MSPAC). Se han formado 63 bancos de semillas comunitarios, en igual número de comunidades de Estelí, Madriz y León donde se han organizado un total de 1,500 familias. Como parte del proyecto, uno de esos bancos se encuentra en la comunidad las Cuevas en el municipio de Estelí y se le nombrado “Banco Comunitario de Semillas El Porvenir”.

Aquí los productores y las productoras no solamente han aprendido a almacenar semillas como reserva para la producción del siguiente ciclo agrícola, si no también se han organizado para crear un centro de acopio para el almacenamiento, limpieza y la comercialización de maíz y frijoles en los mercados locales.

Ismael Rugama de 41 años, presidente de este banco comunitario, cuenta que mucho ha cambiado desde hace un año cuando lo fundaron, ‟nosotros antes no teníamos semillas ahora mantenemos una reserva de semillas para la producción de maíz y frijol”; en la actualidad tienen entre sus reservas 10 quintales de semillas de 4 variedades para la producción de frijoles.

“Con las capacitaciones en estrategias de mercado ya estamos comercializando nuestros productos, antes le vendíamos al intermediario quien nos pagaba a precios bajos, ahora nosotros estamos buscando mercado local, para poder tener un mejor precio”. El proyecto les facilitó a los pequeños productores conocimientos sobre nuevas tecnologías, calidad de semillas para la producción de maíz y frijoles y para la comercialización de estos granos una vez sale la cosecha; también a través de las Escuela de Campo aprendieron estrategias de comercialización, que hoy ponen en práctica para conseguir no solo el mercado donde vender, si no que sobre todo precios y pagos justos por lo que producen.

Ahora los productores y las productoras tienen más conciencia y capacidades, acopian sus productos en el banco de semillas y obtienen mejores ganancias sobre la producción de los granos básicos. Gracias a las Escuelas de Campo que Heifer Nicaragua implementa, Ismael Rugama promueve desde su banco que más y más familias se integren para que desde la comunidad comercialicen sus productos.

Estos productores no solamente están garantizando su alimentación y disponibilidad de semillas para la producción con alto valor genético, sino que también están generando ingresos económicos y desarrollando el pase en cadena para incorporar a más familias, promoviendo la organización en la comunidad, la comercialización en bloque y el ahorro a través de los Comités de Ahorro y Prestamos que también se ha organizado en la comunidad; esta estrategia integral aporta a la generación de empleo para otros habitantes. Gracias a estos se reduce el riesgo de pérdidas individuales de cosechas y semillas en una zona que ha sido castigada por el cambio climático y donde los niveles de pobreza rondan el 58% según estadísticas oficiales.

Para Ismael Rugama es mejor vender de forma colectiva porque de esa forma venden volúmenes, primeramente, garantizan su alimentación, luego realizan un monitoreo de mercado, acopian, negocian y venden al precio justo.

El reto del banco El Porvenir es capitalizarse económicamente a través de la comercialización de granos para los mercados locales y de semillas para la producción a más número de productores, para posteriormente autofinanciarse la producción de los siguientes ciclos agrícolas; en el Porvenir si se prestan 10 libras de semilla para la producción se debe devolver el doble, es decir 20 libras. El productor que se beneficia con el préstamo debe devolver la semilla de la misma calidad y variedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *