Noticias

Opinión: Se necesitan desesperadamente precios justos para poner fin a la pobreza de los caficultores.

22 Abr

Pierre Ferrari y Daniel Speckhard | 8 de abril de 2019

Artículo original: https://dailycoffeenews.com/2019/04/08/opinion-fair-prices-desperately-needed-to-end-coffee-farmer-poverty/

Defendido por mucho tiempo por gobiernos, empresas privadas y organizaciones sin fines de lucro como un medio para impulsar el desarrollo, el café se ha convertido en uno de los productos básicos más comercializados del mundo. Pero mientras la demanda y los precios han ido aumentando continuamente, mientras las compañías de café han registrado ganancias récord, los motores de esta industria de $ 200 mil millones – muchos de los millones de agricultores de café del mundo – se acuestan con hambre cada noche. Esto ha estado ocurriendo por décadas.

Nuestras dos organizaciones, Heifer International y Lutheran World Relief, han trabajado con los productores de café durante más de 10 años. Nos hemos asociado con algunos de los nombres más importantes de la industria. Si bien hemos tenido un impacto a pequeña escala, el hambre y la pobreza han empeorado en las tierras cafetaleras, lo que ha forzado a algunos productores y trabajadores a emigrar. Con el deterioro de las condiciones para muchas familias productoras de café, nos preguntamos si hemos adoptado el enfoque correcto.

Nuestra búsqueda de una solución que ponga fin a la pobreza para estos actores clave de esta lucrativa industria nos ha llevado a preguntarnos: ¿continuar trabajando con las compañías de café que se están beneficiando de las estructuras de mercado actuales a expensas directas de los agricultores, nos hace involuntariamente cómplices de empujar a los productores de café más en la pobreza?

Los precios pagados a los productores de café siguen cayendo y actualmente están por debajo de sus costos de producción. Sin embargo, los precios al consumidor final siguen aumentando. Estos aumentos de los precios al por menor no se están compartiendo con los productores en forma de precios justos. Hoy en día, menos del 10% del precio final del café llega a los bolsillos de los productores. Estimamos que, si queremos poner fin a la pobreza para los productores de café, esta cifra debe al menos duplicarse.

Muchos años de trabajo y millones de dólares gastados por gobiernos, empresas y organizaciones sin fines de lucro no han logrado garantizar un acuerdo de precio justo y digno entre los productores y los tostadores. Los productores siguen siendo “tomadores de precios” y, en la mayoría de los casos, no pueden obtener un ingreso digno de sus parcelas.

Los consumidores a menudo ven a los agricultores como las caras del café que compran, pero ¿son los proyectos que diseñamos y ejecutamos con el apoyo financiero de los tostadores y otros suficientes para abordar las causas fundamentales de este desequilibrio en la cadena de valor del café? ¿o simplemente estamos alimentando campañas de comunicación? Al buscar una solución a la crisis que enfrentan los productores, esta es una pregunta que nos hacemos, y nos preguntamos si otros actores en el sector del café comparten nuestras preocupaciones.

Los productores y los trabajadores hacen el trabajo duro. Trabajan durante todo el año para producir el café que todos amamos, que es la base de esta lucrativa industria. En pocas palabras, necesitan un mejor precio por su arduo trabajo y su café.

Necesitamos hacer que esto suceda. Tomaremos medidas, comunicándonos con los consumidores, socios del sector privado y otras partes interesadas, para que tomen conciencia del problema y para mostrarles cómo pueden ser parte de la solución.

Trabajando junto con todos los actores en la cadena de valor del café, podemos poner fin a la pobreza para millones de productores y trabajadores del café. Se necesita una acción urgente. Sin ella, solo estamos empujando más a los productores en la pobreza, un fin que no sirve a nadie.

Pierre Ferrari, Presidente y CEO de Heifer International

Daniel Speckhard, Presidente y CEO de Lutheran World Relief

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *