Publicaciones

Con menos ganado produzco más leche

Con menos ganado produzco más leche

18 Ago

El proyecto carne y lácteos competitivo  atravez de la intensificación sostenible y acceso a mercados especializados en Nicaragua, cambio la vida de muchas familias, especialmente a la mía. Aprendí lo que significa tener un plan de finca, cultivar pastos mejorados y hacer potreros. Ahora, con menos ganado estamos produciendo más leche. Antes ordeñábamos siete vacas y entregábamos 20 litros diarios de leche, ahora ordeñamos cinco a seis vacas y entregamos 45 litros. Esto ayuda a generar más ingresos, porque con menos ganado se gasta menos pero se tienen más ingresos, porque además la leche que ahora entregamos es de mejor calidad.

En las Escuelas de Campo me enseñaron a tratar a los animales, a no hacerlos caminar mucho para que no pierdan energías, hacer la palpación a la vaca, ponerle sueros o vitaminas para no tener que buscar un veterinario. Todos esos gastos los evitamos, porque solo compramos el tratamiento y nosotros mismos se lo aplicamos al animal. Al resto de mi familia y algunos vecinos ya les enseñé algunas de estas cosas.

Antes que recibiera esta capacitación, todas las puertas de la finca pasaban abiertas, el ganado estaba regado y cuando había pasado el primer mes del verano ya no había pasto. Hace tres años perdí como catorce animales en el verano, porque no había pasto ni agua. Ahora, con este verano que fue el más seco que recuerdo, no hemos perdido ni un solo animal gracias a los cambios que hice en la finca, por eso pienso seguir implementando todo lo que aprendí.

Estamos en proceso de división de la finca en potreros. Hace un año empezamos y ahora tenemos ocho manzanas empastadas y divididas por manzana. En esos potreros vimos que en el fuerte verano de este año, el ganado pasó como en invierno, no bajó de peso ni se enfermó nadita. No nos tocó estar pensando, ¿y ahora qué voy a prepararles de comida? Pasamos tranquilos, sólo aguantando el calor, porque hay gente que en vez de sembrar un árbol lo corta. En cambio, nosotros aprendimos a sembrar árboles y proteger las fuentes de agua. Por eso es que en la finca tenemos más fertilidad.

Me gustaron las Escuelas de Campo. Cuando nos tocó lo de la palpación, llevamos unas vacas, el técnico nos dio la teoría y enseguida fuimos a la práctica. Lo mismo hicimos para poner sueros o inyecciones, sembrar los pastos o colocar cercas eléctricas. El técnico nos enseña cómo hacer y uno va a la práctica, eso es bueno para mí. A varios de mis familiares les he tratado el ganado, aplicando todo esto que he aprendido y enseñándoles también a hacerlo con sus propias manos.

Cuando hubo el pase en cadena, a mis familiares les di semilla de maní forrajero. Ahora ya tienen su pedacito y lo están reproduciendo. Es un buen alimento para el ganado, y lo bueno es que ellos se comprometieron a dar semilla a otras personas para que el pase en cadena nunca muera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *