Publicaciones

El pozo que ha ayudado a mejorar la vida en la comunidad Las Mesitas

23 Mar

Antes del 2016 los habitantes de esta comunidad ubicada en el corredor seco de Chinandega en Nicaragua caminaban 3 kilómetros de distancia para hacer perforaciones y sacar agua del rio que en el verano pierde su caudal; esta es la forma en que normalmente las familias rurales se abastecen de agua en aquellas comunidades donde los recursos naturales han sido sobre explotados.

 La situación anterior fue abordada por el proyecto SANSECO II liderado y ejecutado por Heifer Project International Nicaragua en alianza con socios locales y nacionales, mediante la perforación de un pozo de 300 pies instalando así una fuente de agua para consumo humano más cercana y con mayor disponibilidad del vital líquido para las familias de esta comunidad.

Este pozo primero abastecía a 24 familias y a la escuela primaria de la comunidad, ahora el número de familias con acceso se amplió a 46 familias de dos comunidades vecinas a las Mesitas.

“Antes sufríamos mucho por el agua, en el invierno cuando es bueno hay agua abundante, pero si el invierno es malo las fuentes se secan y en el verano es peor porque no hay agua del todo y nos tocaba ir al río, a 3 kilómetros. Ahora con el pozo me he ahorrado tiempo y me da satisfacción, antes nos enfermábamos de la piel y del estómago, ahora no sufro, y esta es un agua sana, de buen sabor, es limpia”, relató Edelia Cardenas.

Estudios de la ONU indican que las instalaciones de agua potable mejorada y ubicadas de forma adecuada reducen el tiempo, la carga doméstica e inciden positivamente en la salud de las mujeres, ya que les proporciona más tiempo para las labores productivas, actividades educativas, de capacitación, de recreación y de auto cuido.

Un acceso adecuado a servicios de agua y saneamiento aumenta la privacidad y reduce el riesgo de ataques y abusos sexuales a las mujeres y las niñas mientras recogen agua. Al tener acceso a agua de calidad se mejora la tasa de supervivencia infantil, que es uno de los precursores hacia una transición demográfica con menores tasas de fertilidad. Al tener menos hijos se reducen las cargas familiares y del hogar de las mujeres, que ven así favorecidas sus oportunidades de desarrollo personal.

Sobre el Proyecto:

El proyecto “Mujeres y jóvenes emprendedores del corredor seco, con empoderamiento y soluciones tecnológicas ante el cambio climático”, se ejecutó en nueve municipios de Chinandega, apoyando a 4,500 familias lideradas por mujeres. Se le llama SANSECO II porque es una continuación del proyecto SANSECO I (Seguridad Alimentaria y Nutricional en el Corredor Seco) que Heifer Project Internacional Nicaragua impulsó en Chinandega en el período 2013 – 2015.

Este proyecto en su fase 2 se ejecutó en las zonas vulnerables del corredor seco y una de sus acciones fue el apoyo a la mejora de acceso al agua para consumo humano en un total de 30 comunidades impactando así en un total de 2,600 familias que representan un total de 13,000 personas. Las actividades específicas fueron la perforación de cinco pozos en comunidades altamente vulnerables, la rehabilitación de 18 pozos comunitarios; la reparación de 14 pozos perforados que funcionan con bomba manual; y la capacitación para el fortalecimiento organizacional de 34 comités de agua comunitarios (CAPS) en temas de uso adecuado del recurso agua y prácticas higiénico-sanitarias.

A través de nuestro modelo de desarrollo comunitario integral basado en valores se promueven cambios en las personas, las familias, los grupos comunitarios y las organizaciones campesinas a las que pertenecen, apoyados en el fortalecimiento de los valores y vínculos de confianza con las que realizan actividades que contribuyen a su propio desarrollo económico, social y ambiental; con este modelo promovemos la gestión comunitaria de los recursos naturales y la adaptación al cambio climático, la generación de ingresos y la nutrición que son resultados que tienen conexión con los objetivos de desarrollo sostenible referidos al Agua Limpia y Saneamiento, todo esto contribuye con el reconocimiento internacional en la Asamblea General de las Naciones Unidas, del derecho humano al agua como condición esencial para el pleno disfrute de la vida.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *